miércoles, 24 de octubre de 2012

Geografía Humana

Sólo soy posible si avanzo
hacia las distancias que me acercan,
las que me devuelven un instante
o lo inventan de nuevo,
un espacio y un tiempo
casi sin abismos,
donde es posible el abrazo
y la piel no tiene dueño,
excepto la incondicionalidad
de la entrega

y de la posesión,
para poder ser libres en el mundo,
en la vida,
en ese instante
y en ese lugar cuyas coordenadas
son tu mirada y tus manos,
o la capacidad para reinventarnos
cada vez.

© Marian MASR, 24/10/12, "Geografía Humana".