sábado, 5 de abril de 2014

Personas que son Valores Humanos.

Casi todo es mentira y casi nada es verdad. Tenemos la puñetera fatalidad de perder el tiempo en lo primero y con los primeros, egoístas, mediocres y miserables, tóxicos y vampiros, una y otra vez, sin darnos cuenta que lo segundo y los segundos, los generosos, los siempre accesibles, predispuestos, los educados y respetuosos, los que siempre tienen una sonrisa y afecto, buenas palabras y un momento que regalar, aunque estén muriéndose por dentro y desencantados, se reinventaron y se reinventan día a día con el mejor talante, tan elegantes como sencillos y cercanos, sin darnos cuenta que estos un día se van sin hacer ruido, sin molestar, disculpándose y hasta disculpándonos con la humildad que siempre tuvieron, pero se van y no los vemos más. Nos dejan un agujero y un vacío infinitos pero nos dejan todo eso enormemente bueno, su valor, para calmarnos. Merece la pena pararnos a seleccionar a quién le dedicamos y con quién invertimos nuestros días. Accesible e incondicional con personas con esos valores. Son gestos a veces sutiles pero que no tienen precio, sino un valor infinito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario