lunes, 9 de mayo de 2011

Cuando la Vida se va

Cuando la vida se convierte en un finísimo hilo intermitente en el que los susurros acaban siendo silencios, cuando el recorrido lento y cansado toca su fin, y el caminante es capaz de esperar la última parada sereno, con gesto sonriente y hasta con risas, y se despide tranquilo de todos, dan ganas de retirarse con él y poder experimentar la misma calma y la misma valentía. Sin miedo, sin angustia, solo y sólo satisfecho de Felicidad, de la dicha de haber vivido. Agradecido con la Vida.
Hasta siempre.

© Mª Ángeles Sánchez Román, 18/6/10.

No hay comentarios:

Publicar un comentario