sábado, 7 de mayo de 2011

Siempre Abril II

En cada cosa que toques
siempre estará Abril,
tendrá el olor del aire fértil,
la luz del agua
y cierta música.
Tú,
te pareces demasiado a la primavera,
o la primavera es posible
porque tú andas,
con tu risa de niña
iluminando el mundo.

Waldo Leyva, Aguadulce, 4/5/96

La Despedida

Dedicatoria en "El rasguño en la piedra", un sábado en el que ya nuestras vidas nunca serían las mismas porque esa despedida era ya para siempre, sin retorno posible, por veces que nos volviéramos a ver. Una despedida llena de dolor y silencio, llena de preguntas sin respuesta, vacía de respuestas. La otra despedida, vacía de todo, inocente pero llena de hueco mudo y sordo. Cuando las despedidas son irreversibles, se vuelven un poco muerte, y esa fue una de ellas. La otra, también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario