lunes, 9 de mayo de 2011

Vuelo Kamikace (rimando latidos)

Vuelo kamikace
(rimando latidos)

Abrirte en canal para lanzarme a tu vacío
sin temer llegar al fondo y así poder tocarte
"desblindar" tu corazón, besar tu alma, tu hastío
abrazar un cuerpo nuevo y poder rescatarte.

Sentada en tu pecho firme, cálido y sombrío
resguardándome del mundo para conquistarte
segundo a segundo, como gotas de rocío
recorriendo poro a poro tu piel para amarte.

Levanto el vuelo desde tu piel y toco el cielo
para inventarte de nuevo libre y en otro sueño
amo de ti y de mi y esclavo de tanto recelo.

Regreso a tu pecho para nacer, me revelo
desde tu fondo que toqué, besé y ya es mi dueño
hasta tu más recóndito temblor, y tu anhelo.

© Marian MASR, mayo 2007


Bis
Vuelo kamikace
(desenredando rimas)

Te abrí en canal para lanzarme a tu vacío,
sin temer llegar al fondo,
y así poder tocarte,
"desblindar" tu corazón,
besar tu alma
y tu hastío,
abrazar un cuerpo nuevo,
y así poder rescatarte.

Sentada en tu pecho firme, cálido y sombrío
resguardándome del mundo,
para conquistarte segundo a segundo,
como gotas de rocío,
recorriendo tu piel,
palmo a palmo,
poro a poro para amarte.

Levanto el vuelo desde tu pecho,
y toco el cielo,
y te invento de nuevo,
libre,
y en otro sueño,
amo de ti y de mi,
y esclavo de tanto recelo.

Regreso a tu pecho para nacer,
me revelo,
desde tu fondo,
que toqué,
besé y ya es mi dueño,
hasta tu más recóndito temblor
y tu anhelo.

© Marian MASR, mayo 2007


Este "Vuelo kamikace" me pesaba tanto dentro que no me pudo salir de otra manera, y fue largo y denso, compacto, lo concebí como un híbrido extraño para mí que no acostumbro a medir casi nada, como un soneto alejandrino!, una especie de desafío a lo establecido, o más bien fluía todo desde lo más profundo, desde mi oscuridad abisal, esa que a veces me dicta sin compasión y a la que me someto sumisa y encantada.
¡Cómo me has cosido las alas!, ¿para volar o para no volar nunca más?. Esa es la cuestión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario