lunes, 9 de mayo de 2011

A Jack Kerouac, por encontrarlo "en el camino".

Porque en la Vida cada paso es un Poema con mil rimas, en un extendido laberinto.

Cada latido es una palabra y cada palabra es un latido necesario para seguir "en el camino", para vivir, para encontrar el verdadero sentido de existir, más allá y por encima de lo establecido, de lo convencional , de lo correcto, buscando en cada acto la pasión, como llave para abrir la "puerta del paraíso". Es un puro elogio a la Vida, al pulso vital de cada segundo, en un ritual de entrega sin reservas y de búsqueda incansable de lo verdaderamente le interesa y le mueve: gente viva, especial que siente, que ama, que habla, que trasciende a lo común.

Fragmento de "En el camino": " Pero entonces bailaban por las calles como peonzas enloquecidas, y yo vacilaba tras ellos como he estado haciendo toda mi vida, mientras sigo a la gente que me interesa, porque la única gente que me interesa es la que está loca, la gente que está loca por vivir, loca por hablar, loca por salvarse, con ganas de todo al mismo tiempo, la gente que nunca bosteza ni habla de lugares comunes, sino que arde, arde como fabulosos cohetes amarillos explotando igual que arañas entre las estrellas. "

Poesía y prosa, según él: "cuando estoy trabajando en una novela cada párrafo es un poema dentro de un extendido texto que flota en el mar de la lengua inglesa".

Se definía a sí mismo como "Jazz Poet" y su agitada vida es un constante elogio a las hazañas del amor (la pasión carnal es para él "la puerta del paraíso"), proclama la inutilidad de todo conflicto armado y considera que "sólo las personas amargas desprecian la vida".

Buscó su propio estilo y lo definió como "prosa espontánea" o "kickwriting", un estilo inmediato y ritmado que inspiró a numerosos artistas y escritores, entre ellos a Bob Dylan.

Su escritura refleja su modo de vida, un constante movimiento y viajes por toda norteamérica. Se enfrenta a los rápidos cambios de la época y rechaza de pleno los corsés, todo lo convencional y las asfixiantes tradiciones americanas de los 50. Busca de forma incesante y con dificultad su propio lugar en el mundo y el sentido a la existencia, a la vida.

Beat: golpe o persona golpeada o derrotada en una batalla, un juego oeen la vida.
Precursor e integrante de la Generación Beat y reconocido por la comunidad beatnik como "King of the Beats". Beatnik es una fusión de beat y sputnik, sugiriendo una condición antiestadounidense y comunista al movimiento beat.

© Mª Ángeles Sánchez Román, 18/11/09



Biografía de Jack Kerouac

(Lowell, 12/3/1922 - San Petersburgo, Florida, 21/10/1969) Novelista estadounidense, creador del término beat para denominar una generación literaria "beatniks" surgida en su país en la década de 1950: su obra narrativa, sobre todo la emblemática novela En el camino, encarnó las experiencias y deseos de libertad de esa generación, representada también por A. Ginsberg y W. Burroughs, entre otros.

Empezó a escribir a los diecisiete años y entre sus primeras influencias sobresalieron E. Hemingway, W. Saroyan, T. Wolfe y J. London, hasta el descubrimiento de H. Miller, al que consideró su auténtico maestro. En 1940 se matriculó en la Universidad de Columbia, en Nueva York. Pero pronto abandonó los estudios para ingresar en el ejército, aunque sólo consiguió hacerlo en la marina mercante.

En Nueva York conoció a Allen Ginsberg, William S. Burroughs y Neal Cassidy, futuros integrantes de la corriente beatnik. Escribió su primera novela, El campo y la ciudad (1950), acerca de su experiencia y las dificultades para sobrevivir en la metrópoli. Luego deambuló con Neal Cassady por Estados Unidos, llegando hasta México, y escribió sobre las peripecias de ese viaje, incorporando a Cassidy como figura central del texto: en sólo tres semanas concluyó su libro más famoso, En el camino (1957), que inauguró una nueva manera literaria, en torno a la experiencia de la carretera, con el acompañamiento de la droga, el sexo, el jazz y la bebida.

Como estilo narrativo, creó asimismo el concepto de "prosa espontánea", una manera de escribir casi en éxtasis, huyendo de las formalidades prosódicas para reflejar la realidad tal y como se manifiesta, con un mínimo empleo de la puntuación y dando preponderancia a la oralidad y los sonidos de las palabras. Desde estos presupuestos teóricos escribió en apenas diez días su novela El ángel subterráneo (1958), cumbre de la narrativa lírica de su generación.

Además de fundar un movimiento literario, la prosa de Kerouac inspiró como ninguna otra a los jóvenes americanos de la época, para quienes la carretera se convirtió en sinónimo de libertad y aventura. Poco después empezó a interesarse por el budismo y viajó con el poeta Gary Snyder a Yosemite, California, en busca de la unidad con la naturaleza; de esta experiencia saldría otro de sus libros más conocidos, Los vagabundos del Dharma (1958), donde describe las etapas del acceso a una nueva espiritualidad.
Escribió luego una mezcla de relato y ensayo sobre México, Tristessa (1960), en el que este país aparece como un lugar simbólico, y los personajes entre los que se encuentra el propio autor encarnan principios como la salvación, el amor y la inmortalidad. Al mismo tiempo, en México escribió su mejor libro de poesía, Mexico City Blues (1959), 242 poemas-fragmentos que unió improvisando libremente las frases y dejando que el lenguaje se manifestara por su cuenta.

Cada vez más descontento consigo mismo y con el personaje público que sentía no lo representaba, intentó en el decenio de los sesenta nuevas experiencias literarias que fueron otros tantos fracasos en relación a su obra anterior: Satori en París (1966), un frustrado viaje iniciático a los orígenes de su familia bretona; Ángeles de desolación (1967), verdadera elegía a los irrecuperables tiempos de la carretera, y La vanidad de Duluoz (1968), inconexo intento de autobiografía, entonado a manera de réquiem.

Famoso a su pesar y emblema de las generaciones que siguieron a la suya, los excesos alcohólicos precipitaron su fin poco después de adoptar una decisión que se le antojaba salvadora: irse a vivir con su madre en la modesta casa que ella conservaba en Northport, Long Island.
"En una novela cada párrafo es un poema dentro de un extendido texto", Jack Kerouac

No hay comentarios:

Publicar un comentario